1

TRABAJO FREELANCE Y VACACIONES

O CÓMO NO OLVIDARSE DE DESCANSAR

Los trabajadores sin horarios podemos tener inconvenientes a la hora de administrar nuestro tiempo libre. Quienes nos dedicamos enteramente al trabajo freelance podemos  no darnos cuenta de que, aunque disfrutemos del trabajo, necesitamos un tiempo para desenchufarnos. Quienes tenemos el trabajo autónomo como complemento de un trabajo formal, necesitamos más que nadie un tiempo de descanso.

Sabemos lo difícil que es, porque amamos lo que hacemos, porque aunque estemos de vacaciones casi siempre tenemos cerca alguna pantalla y porque no es fácil rechazar un trabajo, sea la época que sea. Sin embargo, hay algunas opciones que se pueden tomar para aprovechar mejor nuestras vacaciones y para que el trabajo no sea un motivo de estrés.

Libertad planificada

Una forma de no “olvidarse” de descansar es planificar las vacaciones anuales con anticipación. Esto permite administrar las energías y el presupuesto durante el año, además de organizar mejor el trabajo para que, llegado el mes elegido, no quede nada pendiente. Por otro lado, hace más serio el vínculo con nuestros clientes y nos ayuda a avisar con tiempo cuál será la temporada en que no estaremos disponibles.

Aunque parezca obvio, si nos manejamos con mail y no vamos a estar disponibles durante una temporada, es recomendable dejar programada una respuesta automática.

Cable a la nube

Una ventaja del freelancer es que puede seguir un proyecto y responder emergencias desde cualquier lugar, siempre que tenga conexión a internet. Dependiendo del perfil de los clientes y proyectos que tengamos, es recomendable asegurarnos de poder chequear trabajo pendiente o en proceso, más aún si nuestras vacaciones son largas. Podemos sobrevivir sin estar conectados y seguramente eso nos conecte con otras experiencias. Pero si el estar desconectado del mundo digital te produce  ansiedad, una buena conexión a internet puede darte relax.

Salvavidas

El trabajo freelance no es enteramente predecible y puede ocurrir que surja un trabajo que no podemos darnos el gusto de perder, o surja algún inconveniente mientras estamos descansando. Para estos casos, te recomendamos contar con colaboradores que puedan hacerse cargo de parte del proyecto o tirarte un salvavidas si un proyecto está por hundirse.

Descanso es descanso

Todos sabemos que cuando empezamos un proyecto no es fácil parar. Por lo tanto, si hacemos algo de trabajo durante el descanso, que sean temas puntuales que no ocupen más que unos minutos de nuestro día. Detalles de trabajos que estaban casi terminados o detalles de un trabajo que debamos comenzar luego del período de vacaciones.

Bitácora

Lugares desconocidos, experiencias, momentos de contemplación. Las vacaciones siempre son fuente de inspiración, así que el registro fotográfico o en video y los apuntes y dibujos en la libreta nunca están de más.

Lo importante

En todos los casos, la planificación de los proyectos que podemos abarcar durante el año es una gran aliada. Separar el descanso del trabajo es importante para conectarse con las vacaciones, ya sea para estar más abiertos a experiencias que puedan servirnos de insumo creativo como para recargar energías.

Porque planificar no es solo una cuestión de talento, herramientas de gestión de tareas como Wunderlist, Toodledo o Todoist (entre muchas otras) te pueden ayudar.